Mujeres que escriben y transforman

Mujeres que escriben y transforman

El pasado lunes 15 de octubre se celebró el día de las escritoras con una serie de actividades y propuestas de participación y reconocimiento, con el objetivo de hacer visible su trabajo en la literatura y combatir la discriminación que han sufrido a lo largo de la historia.

Tal como nos indica el Instituto Catalán de la mujer “hoy contamos con un número muy importante de mujeres que escriben, de mujeres que hacen literatura: novela, poesía, ensayo, narrativa. Las obras de estas mujeres son leídas por un público muy amplio y heterogéneo. Sin embargo, no se puede entender la riqueza narrativa catalana y mundial sin tener presente el esfuerzo de las autoras que nos han precedido en el tiempo. Los éxitos de hoy son fruto, también, de la tarea de todas las escritoras, que a través de su obra, nos han transmitido sentimientos, opiniones y experiencias y que nos han mostrado su propia visión del mundo.”

Con motivo de este hecho se han celebrado varias exposiciones en las que se nos presenta el papel de la mujer escritora a lo largo de los tiempos, su valentía de ir a menudo contra corriente, en algunos casos bajo un seudónimo masculino, como en el caso de Caterina Albert era Víctor Catalán, y con una visión a menudo transformadora, creativa, sutil y con una mirada muchas veces intensa.

Nuestro pequeño homenaje desde la perspectiva social se traduce en presentaros dos escritoras que responden a este perfil transformador de la sociedad actual.

La primera es Elisabeth Kübler-Ross, que fue una psicóloga Suiza-Americana, escritora y pionera en los estudios de experiencias cercanas a la muerte. Autora del exitoso libro A la muerte y muriendo, donde habló por primera vez de las cinco etapas del duelo moral, teoría posteriormente denominada Modelo de Kübler-Ross. Murió en 2004 a Scotsdale (EEUU). Álex Rovira nos la presenta en un magnífico artículo donde nos explica la importancia de su obra desde una mirada sencilla:

“En sus libros, comparte las observaciones que podía hacer para acompañar enfermos. Estudió en profundidad el proceso del duelo y también se acercó los casos terminales por el virus del SIDA. Gracias a su trabajo, muriendo muchos han mejorado su calidad de vida en sus últimos momentos, y familiares y personas en el entorno han aprendido a dar apoyo a los enfermos y también controlar el dolor por su pérdida. las conclusiones de sus investigaciones han dado una veintena de obras. en castellano, algunos de sus libros han sido publicados, como “la muerte, una Alba”, “la rueda de la vida” o “Lecciones de vida”.

Podríamos resumir su mensaje desde la perspectiva de que no se trata de pensar en la vida que se pierde sino de dar valor a la vida que hemos vivido.

Por otro lado queremos presentar una escritora actual, transformadora de la sociedad en un ámbito de la vida en crecimiento. Anna Manso, escritora de literatura juvenil, también escribe en el Ara y tiene varios blogs, se nos presenta ella misma de esta sutil manera:

“Nací en 1969 en el barrio de Gracia de Barcelona y soy la sexta de siete hermanos. De pequeña era una patata en gimnasia, un pepino en matemáticas y una col hervida en cuanto a imagen personal. Lo único que sabía hacer bien era leer. Era una máquina. Leía a toda pastilla y de todo. Incluso la fórmula del champú contra la caspa. De leer al escribir hay un paso pequeño pero peligroso porque engancha, lleva mucho trabajo y te quita tiempo de leer todo lo que quisieras. También escribo artículos, como la columna semanal en el diario ARA.” Ella se autodenomina como “La peor madre del mundo” (que también es el título de uno de sus libros).

La autora nos dice de su libro las siguientes consideraciones: “El libro es un manual y no es un manual. Es un manual porque lo dice el título y lo corrobora el subtítulo: “Cómo convertirse en un padre o madre imperfectos en 10 lecciones”. En el libro hay casos prácticos, retratos de situaciones; hay ejercicios de repaso, un apartado que promete soluciones y otro titulado “¿Qué hemos aprendido”. Y también incluye un decálogo con diez mandamientos a seguir para todo buen padre o madre imperfectos. Al fin y al cabo, una experiencia transformadora también desde la perspectiva del crecimiento personal, desde un humor cercano y próximo también nos aporta una visión de construcción social de la vida de cada día.

Desde Dignetik queremos dar importancia a la perspectiva de las mujeres escritoras, poniendo en valor su trabajo haciendo este pequeño homenaje de reconocimiento y llamando a la sociedad en la visibilización de la igualdad entre géneros, también en este ámbito creativo, que permite crear y transformar conciencias y sociedades.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *